Noticias 

© Senado de España | 27/10/2017 | Representantes del movimiento asociativo daño cerebral en el Senado

El Senado se compromete a dar visibilidad a las personas con Daño Cerebral Adquirido

Con motivo del Día del Daño Cerebral Adquirido, la Federación Española de Daño Cerebral ha visitado el Senado para potenciar la colaboración institucional y abordar la necesidad de dotar de estructura asistencial para las personas con daño cerebral y sus familias.

Cada año se dan más de 104.700 nuevos casos de discapacidad por Daño Cerebral Adquirido, para los que solo existen 4.426 plazas de atención distribuidas de forma desigual por el territorio español.

27/10/2017 | Madrid

La Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE) ha visitado el Senado de España con motivo del 26 de octubre, Día del Daño Cerebral Adquirido (DCA). Durante la visita, representantes del movimiento asociativo del DCA; encabezados por su presidente, D. Luciano Fernández, mantuvieron un encuentro con el presidente del Senado, D. Pío García-Escudero. En el encuentro se habló de la necesidad de impulsar una Estrategia Nacional de Atención al Daño Cerebral Adquirido que garantice la máxima calidad de vida posible a las personas con DCA, un colectivo compuesto por 420.000 personas. La periodista Dª. Mariló Montero cerró el acto con la lectura del Manifiesto del Día del Daño Cerebral Adquirido.

El presidente del Senado saluda al presidente de FEDACE

El Daño Cerebral Adquirido se caracteriza por causar discapacidad de forma repentina a más de 100.000 personas al año. Tras una lesión en el cerebro, como un ictus o un traumatismo craneoencefálico, las consecuencias pueden ser tan variadas como las propias funciones cerebrales; causando problemas físicos, cognitivos, en la comunicación, alteraciones sensoriales, emocionales y en la personalidad.

En España las 420.000 personas que viven con DCA se enfrentan a un panorama de recursos de atención insuficiente: existen 93 centros especializados en daño cerebral que ofrecen 4.426 plazas de las cuales 727 son públicas, 1.275 concertadas y 2.424 privadas. Además, la distribución de estas plazas es desigual dentro del territorio español; produciéndose una situación de desequilibrio de en la atención según la Comunidad Autónoma de residencia: familias de Canarias, La Rioja o Asturias, por ejemplo, se verán forzadas a trasladarse a otras zonas para poder optar a una rehabilitación adecuada, al no disponer de plazas públicas ni concertadas en su comunidad.

Según D. Luciano Fernández; «Las familias se ven desamparadas ante el daño cerebral cuando han de ser parte beneficiaria de un proceso de atención especializado. Creemos que se debe crear la categoría diagnóstica Daño Cerebral Adquirido que ponga en marcha este proceso al alta hospitalaria». El código diagnóstico, el impulso de un censo de personas con DCA para dimensionar de forma adecuada los recursos necesarios para el colectivo y garantizar la continuidad asistencial y la coordinación sociosanitaria; son esenciales para alcanzar niveles de calidad de vida e inclusión social suficientes para las personas con daño cerebral. «Una Estrategia Nacional de Atención al DCA permitirá poner en marcha estas medidas de forma coordinada entre todas las Administraciones implicadas en la atención al colectivo» ha recordado el presidente de FEDACE.

Ante esta realidad, el presidente del Senado, D. Pío García-Escudero dijo que «vamos a redoblar nuestros esfuerzos para que ninguna persona con daño cerebral adquirido, ninguno de sus familiares, puedan sentirse invisibles ante los ojos de la sociedad y de sus instituciones públicas. No queremos que este apoyo se interprete como algo testimonial. El Senado, en su trabajo parlamentario siempre ha tenido una atención preferente a los problemas sociosanitarios relacionados con distintas formas de discapacidad. Estamos atentos a las demandas y luego impulsamos medidas concretas que culminen en una respuesta satisfactoria, porque es nuestra obligación y porque es de justicia».

Mariló Montero lee el manifiesto del Día del Daño Cerebral

Archivada en: