Noticias 

© FEDACE | 23/07/2019 | Presentación estudio "La situación de las Mujeres con Daño Cerebral Adquirido en España".

Nueve de cada diez mujeres con daño cerebral adquirido tiene discapacidad

Según el estudio “La situación de las mujeres con daño cerebral adquirido en España”, de la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE), que está financiado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y forma parte del Observatorio de Daño Cerebral de FEDACE.

23/07/2019 | Madrid

El 92 por ciento de las mujeres con Daño Cerebral Adquirido (DCA) tiene alguna discapacidad para las actividades básicas de la vida diaria, aunque sólo el 40% solicitan la acreditación oficial. Así se desprende del estudio “La situación de las mujeres con daño cerebral adquirido en España”, del Observatorio de Daño Cerebral de la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE).

Este estudio, que ha sido presentado este lunes en la sede de Fundación CERMI Mujeres de Madrid, coincidiendo con el Día Mundial del Cerebro, está financiado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

La presentación, que ha tenido lugar en el espacio CERMI Mujeres, de Madrid, ha contado con la presencia de Isabel Caballero, coordinadora de CERMI Mujeres; Amalia Diéguez, presidenta de Ateneu Castellón y vocal de CERMI Mujeres; Ana Cabellos, vicepresidenta de FEDACE; y Mar Barbero, directora-gerente de FEDACE.

También ha acudido Jesús Celada, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad.

En España hay 220.330 mujeres con DCA, que suponen el 52,5% de la población total afectada. Casi el 82% de los casos se debe a un ictus, la principal causa de muerte en mujeres en nuestro país.

El estudio de FEDACE, realizado con la asistencia técnica de Martha Quezada, de la consultoría Intersocial, pone de relieve la “especial vulnerabilidad” de las mujeres con DCA, que se sienten doblemente discriminadas: por ser mujer y discapacitadas.

Así lo ha señalado también el director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Jesús Celada, quien ha reconocido que “si una mujer sufre una discapacidad, el pilar de la familia cae”. Celada ha subrayado que cualquier persona puede tener DCA en cualquier etapa de la vida. Por ello, ha propuesto a todo el sector trabajar juntos para identificar las necesidades y apoyos de esta “discapacidad emergente, ya que nos hace falta mucho conocimiento al respecto”.

 

EN PRIMERA PERSONA

Amalia Diéguez, presidenta de Ateneu Castellón, ex presidenta de FEDACE y vocal de CERMI Mujeres, ha relatado en primera persona que hace 30 años que salió de su casa y sufrió un ictus. “Nunca volví. Volvió una madre, una esposa y una trabajadora con DCA”.

A partir de ahí ha tenido que superar las secuelas del daño cerebral, muchas veces invisibles. “Como la silla de ruedas no entraba en mi cuarto de baño no podía bañar a mis hijos y se comenzó a cuestionar mi capacidad para cuidar de mis hijos. Lo mismo ocurrió con mi trabajo. Todos me decían que no pensara en volver pero aquí estoy”.

 

INCLUSIÓN

Los principales ámbitos de discriminación tienen que ver con el empleo, el transporte y desplazamientos, actividades de ocio y accesos a edificios. De hecho, la brecha entre mujeres y hombres en cuanto a discriminación laboral ronda los 10 puntos porcentuales, según afirmó Martha Quezada.

El estudio también revela una reducción sustancial de la tasa de actividad después de la lesión. De hecho, el 72,54% de este colectivo reconoce haber encontrado dificultades extraordinarias para encontrar empleo debido al daño cerebral.

“Las mujeres con DCA tienen a solicitar el certificado de discapacidad en menor proporción (40,6%), debido a su mayor edad, a la menor utilidad, a la falta de servicios de rehabilitación y a un menor grado de participación social”, aseguró Quezada.

 

ELLAS TAMBIÉN SON CUIDADORAS

El estudio apunta a que el apoyo a las personas con DCA también es asumido en un 80% de los casos por mujeres y tienen una media de edad de 53 años, ocho más que las personas a las que prestan los cuidados. Además, dedican una media de 10 horas al día a cuidad del familiar con DCA, lo que afecta negativamente a la propia cuidadora, con situaciones de estrés, aislamiento y abandono del empleo.

 

EL DCA

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) es una causa de discapacidad que va en ascenso y que tiene su origen en lesiones cerebrales súbitas causadas por accidentes cerebrovasculares (ictus), traumatismos craneoencefálicos (caídas o accidentes) anoxias cerebrales (lesión provocada por la falta de oxígeno en el cerebro), tumores e infecciones.

Archivada en:
Infórmate > Noticias