Noticias 

© FEDACE | 16/02/2017 | Luciano Fernández presidente de FEDACE

Un plan estratégico de consenso para el movimiento asociativo DCA.

Luciano Fernández, presidente de FEDACE, valora en este artículo el proceso de planificación estratégica en el que está trabajando FEDACE estos meses y sus perspectivas de futuro para el movimiento asociativo del DCA. En la actualidad, se está analizando y debatiendo el primer borrador de un plan para los próximos tres años tras completar la primera fase de debates.

16/02/2017 | Madrid

Una de las asignaturas pendientes de la Federación o más bien deberes de esta nueva etapa directiva, pasaba por la redacción de un nuevo Plan Estratégico una vez que el anterior estaba ya agotado
Enfrentarse a esta situación, no siempre es fácil, ya que nos obliga inexcusablemente a salir de nuestra zona de confort, buscar nuevos horizontes, nuevas realidades, nuevos compañeros de camino… Ya no tenemos la disculpa de que, “es lo que está escrito” .  Se hace necesario abrir puertas y ventanas, mirar más allá de nuestro espacio vital y que vuelva a entrar aire fresco que vivifique los músculos.

Estamos a punto de poner fin a la primera de las tres etapas que, bajo mi punto de vista, conforman este proceso, reflexión, redacción e implementación o puesta en marcha; quizás no sea la fase más difícil pero sí, y con diferencia, la más importante, ya que de ella han a depender las demás. Definir la hoja de ruta, marcar cada una de las etapas, diseñar y estudiar los itinerarios y los puntos de paso no le van a restar dureza al camino, pero no cabe duda que además de marcarlo, nos van a permitir saber dónde ejercer el esfuerzo principal en cada momento.

En el proceso ha, o mejor, hemos participado un importante número de personas que representamos a casi la mitad del movimiento asociativo y que pasa por profesionales de contrastada y larga experiencia en nuestras Asociaciones hasta componentes de Juntas Directivas con un importante bagaje en el mundo del DCA. Todos los participantes, de manera altruista y voluntaria han tratado de aportar lo mejor de cada uno en beneficio del colectivo, de eso que nadie albergue la menor duda, sin ningún tipo de reserva. Por todo ello quiero expresarles públicamente mi agradecimiento personal y el de toda la institución.
Creo que hemos sido capaces de convertir los disensos iniciales, que los ha habido, en posturas colaborativas y constructivas, en el entendimiento de que las idea los demás, sus opiniones, o su visión del DCA, que en ocasiones aportan un punto de vista diferente, enriquecen y que una forma diferente de hacer las cosas, es posible.

Esta inicial fase de reflexión, en ocasiones filosófica, nos ha obligado a desnudarnos, a despojarnos de esos ropajes, a veces innecesarios, de sentirnos imprescindibles, de poseedores del fuego de la verdad, que no conduce nada más que a la soledad. El conocimiento, la reivindicación, los modelos de tratamiento o rehabilitación no son exclusivos de nadie sino un patrimonio de todos.
Han vuelto a aparecer viejos fantasmas y nuevos retos; en el fondo, nada que no supiéramos pero que quizás no quisiéramos reconocer. Pero de igual manera que se suman problemas nuevos a otros ya conocidos y no resueltos, también abren nuevas expectativas, y que estoy convencido, pueden dar respuesta, sino a todas, si a muchas de nuestras necesidades y reivindicaciones.
Estoy convencido de que, con este trabajo común, este esfuerzo colectivo hemos acertado en el diagnóstico y solo nos queda la asunción generosa del mismo por parte de las entidades, en beneficio de las personas afectadas y sus familias en particular y del propio movimiento asociativo en general.

Archivada en:
Transparencia > Plan estratégico y POA