Base social

El movimiento asociativo del daño cerebral nace como la unión de familias que se organizan ante la falta de respuesta del sistema socio sanitario a su situación. Estos grupos evolucionaron hasta ser las asociaciones de hoy en día, que tratan de ofrecer una respuesta de atención donde la administración debería de darla, a la vez que dan a conocer el daño cerebral, proponen modelos de atención y reivindican la necesidad de ponerlos en marcha. Estas asociaciones son la base social que impulsa la defensa de los derechos de las personas con daño cerebral.

La Federación Española de Daño Cerebral está compuesta por 36 entidades de familias y personas con daño cerebral. Estas entidades representan en conjunto a 9.270 personas, 4.921 de las cuales viven con Daño Cerebral Adquirido.