Noticias 

© Servimedia | 16/12/2016 | Inauguración de la presentación del estudio "Daño Cerebral e inserción laboral"

El 72,64% de las personas con Daño Cerebral Adquirido tienen especial dificultad para volver a trabajar debido a su discapacidad

• La primera consecuencia es que hasta el 59,10% de las personas con DCA en edad laboral, ya no trabajan ni buscan empleo.

• La Fundación ONCE ha presentado un estudio elaborado sobre daño cerebral e inserción laboral elaborado con el apoyo del Fondo Social Europeo.

16/12/2016 | Madrid

La Fundación ha elaborado junto al Fondo Social Europeo un estudio sobre daño cerebral e inserción laboral. El estudio ha sido presentado esta mañana en el Centro Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) con la presencia de Dª. Carmen Balfagón, Directora General del IMSERSO; D. José Luis Martínez Donoso, Director General de Fundación ONCE; D. Luciano Fernández Pintor, presidente de FEDACE y Dª. Inmaculada Gómez Pastor; Directora-Gerente del CEADAC. Intersocial, la entidad que ha realizado el estudio, presentó su metodología y resultados en la jornada Mejor, informados: la inserción laboral de las personas con DCA. El objetivo del estudio ha sido establecer un diagnóstico de la situación laboral de las personas con Daño Cerebral Adquirido, identificando barreras y facilitadores, oportunidades de empleo y ejemplos de buenas prácticas.

Las personas con DCA en edad laboral en España ascienden a 80.224 personas. Se realizaron encuestas a 400 de estas personas, con una media de edad de 46 años. El 42,8% de las personas con DCA se encuentra jubilada o prejubilada por incapacidad para trabajar; el 23% se encuentra buscando trabajo y el 13,53% trabaja. La edad resulta un factor importante en la actividad laboral: el 61,97% de las personas de 16 a 32 años con DCA encuestadas se encuentran activas, mientras que sólo el 14,56% de las mayores de 50 años están trabajando o buscando empleo. Por otra parte, el tipo de lesión parece ser un condicionante de la actividad laboral. Las personas con TCE mantienen una tasa de actividad más alta (45,52%); tasa que se puede explicar porque este tipo de lesiones afectan a personas que son un promedio de 10 años más jóvenes que quienes presentan otras lesiones. 

Momento de la presentación del estudio

 

La irrupción del Daño Cerebral Adquirido en las vidas de las personas encuestadas transforma sus proyectos laborales. Tras la lesión, la actividad laboral se reduce hasta en 35 puntos porcentuales y el hecho de que haya secuelas significa que el 59,10% de estas personas ya no trabajen ni busquen empleo. En el 18,21% de los casos sí que buscan empleo, pero en una ocupación diferente. El 72,54% señala haber encontrado dificultades extraordinarias para encontrar empleo; pocas personas han recibido los apoyos necesarios para ello. En resumen, la mayoría de las personas con DCA perciben que su calidad de vida se ha deteriorado a partir de la lesión.

A partir de los resultados del estudio, FEDACE ha presentado un modelo de intervención para mejorar el acceso al empleo de las personas con Daño Cerebral Adquirido. Para ello, la federación propone intervenir en el ámbito de la rehabilitación funcional y en el de la empresa poniendo en primer plano las actuaciones con las personas con DCA para la promoción de itinerarios de integración adaptados a sus capacidades y expectativas.

El proceso de vuelta al empleo debe comenzar desde una rehabilitación ocupacional en las 8 primeras semanas tras la lesión, lo que requiere un despliegue de recursos amplio e interdisciplinar. En este proceso se debería de priorizar a la empresa en la que se trabajó antes de la lesión para realizar la vuelta al empleo y habilitar controles especiales contra el riesgo de fracaso que incluyan la adaptación del puesto a las capacidades funcionales.

Archivada en:
El Daño Cerebral Adquirido (DCA) > Vivir con daño cerebral > La cronicidad del daño cerebral
Servicios y Proyectos > Programas | Proyectos | Servicios Actuales > Atención a familias > Mejor, informados