Noticias 

Conducta PAS ante un accidente y los primeros auxilios

Si somos testigos de un accidente de tráfico debemos tener muy claro cómo actuar correctamente. La primera recomendación ante estos accidentes es la formación y la segunda la prevención. Las maniobras de primeros auxilios bien realizadas pueden salvar muchas vidas; muchos fallecimientos por accidente de tránsito se producen en los cinco primeros minutos tras el mismo; por lo general a causa de hemorragias y problemas respiratorios por obstrucción de la vía área.

16/08/2015

Si somos testigos de un accidente de tráfico debemos tener muy claro cómo actuar correctamente. La primera recomendación ante estos accidentes es la formación y la segunda la prevención. Las maniobras de primeros auxilios bien realizadas pueden salvar muchas vidas; muchos fallecimientos por accidente de tránsito se producen en los cinco primeros minutos tras el mismo; por lo general a causa de hemorragias y problemas respiratorios por obstrucción de la vía área. Si se desconocen las pautas de primeros auxilios, es mejor esperar a que lleguen los servicios de emergencia. Sin embargo, tenemos la oportunidad de formarnos con cursos como el de Cruz Roja o el RACE; tanto a distancia como presencial, que nos preparan para ofrecer toda nuestra ayuda a las personas accidentadas.

De prevención hemos hablado varias veces en esta web y resulta evidente que conducir siguiendo las normas de seguridad vial reducirá los accidentes. Lamentablemente, los accidentes pueden seguir ocurriendo. En estos casos debemos aplicar la conducta PAS: Proteger, Avisar y Socorrer.

Proteger

Lo primero es nuestra propia seguridad, debemos evitar que ocurra otro accidente mientras socorremos a los heridos. Para proteger una zona, hay que detener el vehículo lo más a la derecha posible y encender las luces de emergencia; sin conducir en ningún caso marcha atrás para volver al lugar del accidente.

Descendemos del vehículo por la derecha con el chaleco de seguridad puesto. Cogemos el triángulo y andamos por la zona más segura posible (en autopistas, por ejemplo, por detrás del guardarraíl) para colocar el triángulo a cincuenta o cien (en autopistas) metros antes del lugar del accidente.

Desde este momento, ya se puede avisar a emergencias, asegurándonos también de que el resto de conductores reducen su velocidad haciéndoles señales. También es buena idea pedir ayuda a los que se detengan. Si estamos en una autopista y el accidente es en el sentido contrario, lo primero es llamar a emergencias. Es muy importante no arriesgar la vida intentando cruzar la carretera de primeras para socorrer a los heridos.

Avisar

El 112 es el número de emergencias para toda la Unión Europea. Tenemos que hacer caso a las indicaciones de los profesionales que nos atienden y explicarles, con la mayor calma posible:

  • El lugar en el que se ha producido el accidente. Si no estamos seguros, antes podemos mirarlo en nuestro móvil con el navegador.
  • Lo que ha ocurrido y el número de personas implicadas en el accidente; tanto las que se ven a simple vista como las que se intuye que pueden haber salido despedidas.
  • Las lesiones que somos capaces de identificar.

No hay que colgar hasta que el operador nos lo diga; puede tener alguna pregunta más o indicaciones para hacernos y así ayudarnos en ese momento.

Si vemos que hay algún herido que aún puede caminar, debemos trasladarlo a un lugar seguro: el lado derecho de la carretera o dentro de la barrera central.

Socorrer

La primera regla es comprobar el estado de las víctimas. Tenemos que hablar con ellas para ver su nivel de consciencia, asegurarnos de que respiran y localizar las hemorragias o lesiones graves.

Es muy importante no sacar a los heridos del interior de un vehículo. Esto solo podemos hacerlo si su vida corre peligro; por ejemplo, que el coche esté ardiendo o que se produzca una parada cardio-respiratoria. Por supuesto, nunca hay que retirarle el casco a un motorista. Solo debemos hacerlo si no respira, lo hace con dificultad, si vomita o si ha vomitado. La retirada del casco implica un riesgo grave para la víctima.

Si la víctima está inconsciente y no respira con normalidad, hay que tumbar al herido sobre su espalda y realizar la maniobra RCP. Si respiraba bien, debemos vigilarla hasta que lleguen los servicios de emergencia, por si la respiración desaparece y hay que hacer RCP.

 

En caso de que observemos una hemorragia abundante debemos tumbar al herido y elevar el miembro que sangre. Es necesario presionar con un vendaje sobre la herida o, si es posible, aplicar un vendaje compresivo.Sea como sea, nunca debemos dejar solas a las víctimas. A veces, tan solo con nuestra compañía, hablando y tranquilizando estaremos ayudando mucho al herido.

 

Archivada en:
Servicios y Proyectos > Programas | Proyectos | Servicios Actuales > Intervención comunitaria > Prevención vial