Prevención del ictus

Sufrir un ictus dejará secuelas en forma de Daño Cerebral Adquirido. El ictus es daño cerebral y un daño cerebral puede significar el deterioro de nuestra autonomía personal. Se estima que hasta el 80% de los accidentes cerebrovasculares podrían prevenirse cambiando nuestros hábitos de vida.

Las principales pautas de prevención del ictus se resumen en:

  • Mantener una dieta equilibrada.
  • Practicar ejercicio con regularidad.
  • Evitar el tabaco, las drogas y reducir el consumo de alcohol.
  • Evitar la obesidad.
  • Mantener controles periódicos de la tensión arterial y del colesterol.

Una vida sana y activa, tanto a nivel físico como cognitivo, nos facilitará prevenir los accidentes cerebrovasculares.

Por otro lado, hay que recordar que el ictus podría ocurrirle a cualquiera, ya que también existen factores genéticos que lo causan en cualquier momento. Aunque los accidentes cerebrovasculares afectan en mayor medida a las personas mayores de 65 años, entre 2002 y 2012 la incidencia en los menores de 64 años creció de forma significativa, en especial a partir de los 35 años.

Edad\Año

2002

2010-2012 (promedio anual)

Diferencia

1 a 4

37

67

+30

5 a 14

94

207

+113

15-24

216

296

+80

25-34

590

868

+278

35-44

1.540

2.414

+874

45-54

3.760

6.372

+2.612

55-64

7.183

11.368

+4.185

65-74

16.345

19.897

+3.552

75-84

20.530

36.394

+15.864

85 y más

8.688

21.153

+12.465

Por eso no debemos de caer en el error de que el ictus no nos ocurrirá, y si sospechamos que estamos pasando por alguna de las señales de alarma es importante recordar:

  • No digas “ya se me pasará” ni esperes para acudir al hospital.
  • No te mediques.
  • No vayas conduciendo al hospital.

Ante un ictus, o la mínima sospecha del mismo, lo más seguro y acertado siempre será avisar al 112 y decir:”¡Ictus!”.