Noticias 

© Ana Cian Fotografía | 08/03/2017 | Usuaria y profesional en el centro de día APANEFA - Madrid

Las mujeres del Daño Cerebral Adquirido

En relación con el Daño Cerebral Adquirido, ya sea por causa de ictus o de traumatismo craneoencefálico, un recorrido por la epidemiología del DCA ayuda a dibujar el rol de la mujer dentro del colectivo del Daño Cerebral Adquirido

08/03/2017 | Madrid

Estos datos, sin embargo, no se refrendan con un perfil de persona cuidadora homogéneo en España. Desde el Informe del Defensor del Pueblo hasta estudios realizados por asociaciones de daño cerebral como APANEFA, se ha definido un perfil del cuidadora compuesto por mujeres, principalmente cónyuges o madres. Es decir; un perfil de cuidadora. De hecho, el Informe del Defensor del Pueblo apunta como causas a “tanto la mayor tasa de accidentalidad masculina como por tradición cultural”. Con los últimos datos sociodemográficos la mayor accidentalidad masculina queda fuera de la ecuación y solo podemos realizar un análisis de este hecho desde la tradición cultural; mientras se trabaja en informes que profundicen en ello.

Es bien conocido que el impacto del daño cerebral en la calidad de vida se expresa no solo en la persona con discapacidad sino también en la cuidadora. Quien cuida en el hogar proporciona con su actividad y trabajo la mayor parte de la asistencia y apoyo diario que necesita la persona con DCA; facilitando así que continúe viviendo en condiciones adecuadas. Gracias a la cuidadora principal la persona con DCA completa las Actividades Básicas de la Vida Diaria, recibe atenciones asistenciales y a sus cuidados se añade el apoyo emocional nacido de la relación afectiva.

La dedicación de la cuidadora produce efectos contraproducentes que deben prevenidos: problemas de salud, fatiga, alteraciones psicológicas, pérdida de empleo, aislamiento social… No hay que olvidar que un familiar dedicado al cuidado de otro está realizando una atención que debería de ser cubierta por la Administración. La cuidadora principal debe ser considerada como otra persona necesitada de apoyo y cuidados, evitando designarla como coterapeuta y que no sea la única que proporcione cuidados a la persona con daño cerebral para poder darse descansos y cuidados a sí misma.

Por otra parte, si en una discapacidad que afecta por igual a mujeres y hombres, como es el daño cerebral, la mayoría de las personas cuidadoras son familiares directos y mujeres; cabe preguntarse qué apoyos reciben las mujeres con Daño Cerebral Adquirido en nuestro país. Por supuesto, hay muchos hombres realizando estos apoyos, así y como muchas mujeres que cuidando de otras mujeres. Pero de las 113.132 personas DCA que han acudido a los servicios de discapacidad, tan solo el 42% son mujeres (frente 52% del total que tienen daño cerebral). Este dato indica una deficiencia en los apoyos para que muchas mujeres accedan a las ayudas que se ofrecen tras la valoración de la discapacidad y su certificado.

En el Día Internacional de la Mujer queremos destacar esta diferencia de género como otro de los retos de la atención al Daño Cerebral Adquirido. Los próximos años requieren una perspectiva de género para pensar, debatir y desarrollar los recursos y las herramientas de atención al DCA; tanto para que las cuidadoras puedan disfrutar de una mejor calidad de vida como para que las mujeres con daño cerebral reciban los apoyos necesarios para que estén debidamente atendidas.

Además, como recuerda la Fundación CERMI Mujeres en su manifiesto para el Día Internacional de la Mujer, las mujeres con discapacidad son el sesenta por ciento del total de la población con discapacidad de nuestro país y también son parte de las mujeres que sufren violencia de género. En este contexto, son necesarias políticas de prevención y abordaje de las situaciones de violencia de género que tengan en cuenta a las mujeres con discapacidad y resulta vital reconocer los derechos del colectivo en cuanto a promoción de la autonomía personal, independencia económica y el derecho a que las mujeres con discapacidad decidan sobre su capacidad reproductiva.

¡Ni una menos!

Manifiesto CERMI Mujeres completo.

Referencias:
GARCÍA ÁLVAREZ, Miguel Anxo. El cuidador principal. Guía de Familias. FEDACE, 3ª Edición. 2010, 120-121.
Las personas con Daño Cerebral Adquirido en España.
Calidad de vida y sobrecarga de los cuidadores de pacientes con daño cerebral adquirido.
Ictus: lo que hay que saber.
APANEFA, informe cuidadoras.
Informe defensor del pueblo.
 

Archivada en: